Enter your keyword

Reserva Online - Mejor Precio Garantizado

Vistas panorámicas de las Bardenas

Vistas panorámicas de las Bardenas

Vistas panorámicas de las Bardenas

Recorrer a pié el irregular terreno de las Bardenas es una experiencia que ninguno debería perderse. Observar de cerca Castildetierra y comprobar la profundidad de los barrancos así como ver en primera fila el vuelo de las aves rapaces y esteparias, se convierten en un espectáculo privilegiado.
No podemos olvidar que el paisaje de las Bardenas se vuelve cada vez más especial a medida que incide sobre él la luz solar y el día va transcurriendo. Los juegos mágicos de luces y sombras producidas por las proyecciones solares y la caída de tonos rojizos y azulados sobre el terreno de la Bardena Blanca que los absorbe y nos envuelven, logran transportarnos al mejor escenario teatral.
Tanto el alba como el ocaso en las Bardenas Reales suponen un regalo para la vista pero contemplar una noche de luna llena bañando este “relieve marciano” no tiene precio.
Pero… ¿os podéis imaginar lo que se siente al contemplar las Bardenas a vista de pájaro? Una vista panorámica de estas más de 41.000 hectáreas simplemente te deja sin palabras. Y afortunadamente existen varios rincones privilegiados que nos regalan el poder contemplar las Bardenas desde diferentes ángulos.
Si nos adentramos en la Ermita de la Virgen del Yugo en la localidad de Arguedas que colinda con las Bardenas, encontramos aquí dos miradores de excepción: El Mirador de la Bardena Blanca desde donde se divisa hasta la Bardena Negra, y el Mirador de la Ribera desde donde podemos observar varias de las localidades que rodean a las Bardenas y el famoso Río Ebro y el imponente monte Moncayo.
También en Aguedas, desde el Mirador que se encuentra dentro del parque de ocio y aventura Senda Viva construido a los pies de las Bardenas Reales, obtenemos otra perspectiva de este extenso territorio semidesértico. Y por último, dentro de la propia Bardena, cerca del Centro de Información, tenemos el mirador más auténtico de todos en el Alto de Aguilares.

Queda claro que Bardenas no es sólo un Parque Natural más al que visitar, estas tierras nos regalan infinidad de lecturas de un mismo paisaje. Contemplando este paraje puedes enamorarte, llenarte de nostalgia, sentirte libre como la propia brisa que te rodea, o cargarte de energía para continuar… Es necesario que cada uno viva su propia experiencia; las Bardenas te esperan ¿estás preparado?.

No hay comentarios

Comentar

Your email address will not be published.