Visitar Marcilla desde Hotel en Bardenas

Organizar unas vacaciones por las Bardenas Reales y su entorno supone disfrutar de la naturaleza en el estado más puro y de la historia medieval de la Comunidad Foral de Navarra. Por esto, al reservar alojamiento en nuestro hotel en Bardenas, RuralSuite, nos encargaremos de informarte ampliamente de todas las rutas turísticas por las Bardenas que puedes realizar para que tus vacaciones sean inolvidables.
La situación estratégica que tienen en la geografía de Navarra las Bardenas, la ha convertido en un punto clave de paso de turistas que beneficia a toda a Ribera de Navarra y a su zona media ya que recorriendo muy pocos kilómetros encontramos lugares llenos de encanto e historia que nos hacen conocer una Navarra para muchos desconocida. Tal es así que a tan sólo 25 minutos de la localidad de Arguedas, “Puerta de las Bardenas”, podemos visitar una preciosa villa: Marcilla.

Para ser más precisos, Marcilla está ubicada en lo que se conoce como la Ribera Media de Navarra, en la merindad de Olite y rodeada por los ríos Arga y Aragón.
Es un pueblo de castillo en llano ideal para visitar y comenzar la ruta medieval por las localidades de la zona media de Navarra que encuentran su máximo exponente en la ciudad de Olite y en su famoso Castillo.
Carlos III el Noble fue quien en 1424, mandó a construir el Castillo-Palacio de Marcilla de estilo gótico y apariencia muy robusta que guarda gran importancia al tratarse del único castillo del antiguo Reyno de Navarra que sobrevivió a la orden del cardenal Cisneros de demoler todas las fortalezas y palacios. Se salvó de ser destruido gracias a una leyenda que cuenta cómo la marquesa Ana de Velasco se enfrentó en 1516, valientemente a las tropas invasoras de Castilla.
Alrededor del castillo-palacio se fundó la villa que ha llegado hasta nuestros días.
Entre sus monumentos destacan el Monasterio de la Virgen Blanca, la Parroquia de San Bartolomé, la ermita de Nuestra Señora del Plú y dos conventos, el de los Agustinos Recoletos y el de las Madres Concepcionistas. 
La ermita de Nuestra Señora del Plú, está muy cerca del castillo, escondida entre las calles estrechas del casco antiguo de la ciudad, y es sin duda, el núcleo del fervor de los habitantes de Marcilla.
También la zona cuenta con unos verdes paisajes a orillas del río Aragón el cual es el dinamizador de la vida de la localidad.

La actividad económica marcillesa, está basada en la agricultura -gracias a la fertilidad de sus tierras-, en la ganadería y en la industria sobre todo alimenticia.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *