El Bocal de Fontellas

Digital Camera

En el término municipal de la localidad de Fontellas, hallamos uno de los lugares más bellos y emblemáticos de la Ribera de Navarra, el Bocal Real o, simplemente, el Bocal.

El origen de este singular paraje lo encontramos en el siglo XVI, aunque no será hasta finales del siglo XVIII cuando se decida rodearlo de jardines y construir una presa que de comienzo al navegable Canal Imperial de Aragón, utilizando el agua del río Ebro, una importante vía de comunicación entre Tudela y Zaragoza en aquella época, y que serviría de transporte de viajeros y mercancías antes de la popularización del ferrocarril.

Antes de su reforma y poco después de construir la presa del siglo XVI que daría comienzo al Canal Imperial de Aragón, se edificó la que entonces era la casa del gobernador del canal. Actualmente, a este edificio se le denomina como Palacio de Carlos V, y podemos disfrutar de él a la entrada de este magnífico lugar.

Este Palacio es el comienzo de un paseo rodeado de árboles que lleva hasta el final del Bocal, una ruta perfecta para disfrutar de un día al aire libre. Nada más comenzar este paseo nos encontramos con el laberinto Carlos, un entretenido laberinto construido con setos de más de 1700 metros cuadrados perfecto para los más pequeños. Sin duda, es todo un emblema de este lugar, pues desde los años 80 que fue levantado, varias generaciones de niños han disfrutado de su intrincado recorrido.

Siguiendo el precioso paseo arbolado terminamos por llegar al poblado del Bocal y a la Casa de Compuertas edificada junto a la Presa. En este poblado residían en la época los trabajadores y técnicos de la presa, que ejercían su labor en la Casa de Compuertas, un edificio que, a pesar de estar dedicado a desarrollar un trabajo dentro de él, es digno de admirar si visitamos el Bocal. También en el poblado se podía encontrar una posada ideada para que los viajeros que utilizaban el Canal Imperial de Aragón.

Otro lugar que merece la pena visitar en el Bocal es la capilla neoclásica que se construyó en honor a San Carlos de Borromeo. Además, como Monumento Natural en esta ruta podemos encontrar el viejo roble de el Bocal que, con más de 30 metros de altura, lo más probable es que fuera plantado en el inicio de las obras para la Acequia que serviría de cimiento para el Canal Imperial de Aragón, lo que lleva a la conclusión de que este Monumento Natural tiene unos 500 años de antigüedad.

El Bocal es un lugar de obligada visita, pues en él encontramos un lugar perfecto para disfrutar de un día al aire libre. Así que, si os animáis a pasar unas pequeñas vacaciones en familia en la Ribera de Navarra, disfrutando de lugares como este, recordad que en Ruralsuite estaremos encantados de alojaros y ayudaros a planificar vuestras actividades en familia.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *