Catedral de Santa María, el referente de la cultura de Tudela

catedral-tudela

La cultura de Tudela es sin duda alguna uno de los elementos más importantes para el turismo en la Ribera de Navarra. La capital de la comarca ha sido nombrada en numerosas ocasiones como la ciudad de las tres culturas, ya que en ella habitaron durante siglos musulmanes, mozárabes y judíos.

Esto dio lugar a un ambiente cultural muy rico, del que nos han quedado algunos edificios tan importantes como la Catedral de Santa María de Tudela. A pesar de que la construcción como tal es totalmente cristiana, todos los indicios apuntan a que en el lugar donde se encuentra la catedral se ubicaban la Mezquita Mayor y la Sinagoga Mayor de Tudela, aprovechando los cimientos de la primera y situando el claustro sobre la segunda.

La Catedral de Santa María tiene muchos elementos por los que merece la pena visitarla, pero seguramente sean dos los que destaquen por encima del resto. El más famoso es la Puerta del Juicio Final. Esta puerta de la catedral tiene más de 800 años de antigüedad, por lo que la majestuosidad que hoy aún posee quizá no es nada en comparación con cuando fue construida, y era llamada la Puerta Pintada, por los colores que la cubrían, ya perdidos en la actualidad.

Esta Puerta cuenta con más de 100 escenas labradas en su piedra, las cuales representan el Juicio Final. Así, en la mitad de ellas se pueden ver demonios y gente que sufre los castigos del infierno, mientras que en la mitad opuesta las escenas representadas pertenecen al cielo y en ellas se puede ver a gente resucitando junto a ángeles.

También destaca otro lugar que ya hemos mencionado antes: el claustro. Como todos los claustros, se construyó para ser un lugar de retiro y tranquilidad, además de ser un espacio ajardinado y muy bien conservado. Los protagonistas de este patio interior son los 42 capiteles historiados, los cuales fueron restaurados hace pocos meses, y en los que se pueden ver escenas de la Biblia en su mayoría, aunque también hay espacio para los capiteles con motivos decorativos.

La Catedral de Santa María de Tudela es el referente en la cultura de Tudela, una parada más que obligatoria si pasamos unas pequeñas vacaciones o hacemos turismo en la Ribera de Navarra.

¿Por qué Navarra es el destino perfecto para el turismo rural?

nacimiento del urederra

El turismo rural está cobrando cada vez más importancia en nuestro país. Si ya eran muchos los que cambiaban playa por montaña a la hora de escoger sus vacaciones, actualmente la industria alrededor de este tipo de turismo está en su máximo auge, lo que hace que muchísima más gente se decante ahora por el turismo rural, dejando a un lado el turismo ‘estándar’.

En el turismo rural, como es lógico, el entorno natural en el que se practica es el principal aliciente que hace que visitemos un lugar u otro. Afortunadamente, para disfrutar al 100% del turismo rural no tenemos que salir de nuestro país, ya que España es uno de los países a la cabeza del turismo, y en consecuencia, también de esta subcategoría, en parte gracias a su diversidad paisajística y los excelentes servicios que acompañan a este sector.

Pero aunque no tengamos que salir de nuestro país, debemos decidir en que comunidad autónoma vamos a pasar nuestras vacaciones rurales. La oferta de alojamiento rural es bastante amplia, pero sin duda la zona norte del país es la que va a la cabeza de este tipo de turismo. Navarra, comunidad autónoma hogar de Ruralsuite, es una de las que se encuentran en el top de esta lista.

Y son muchas las razones por las que Navarra se encuentra en dichas posiciones. Para empezar, el sector del turismo rural navarro es uno de los más desarrollados de nuestro país, con una oferta de alojamientos difícil de igualar por otras comunidades.

Además, el paisaje navarro ayuda, y más aún la diversidad de éste. Navarra es de sobra conocida por poseer muy distintos paisajes en su geografía: los Pirineos, la Selva de Irati, el Valle de Roncesvalles o las Bardenas Reales son solo algunos de los lugares que prueban que Navarra es una tierra de contrastes.

Esto, unido a la gran cantidad de alojamiento rural de la comunidad, hace que todos los tipos de paisajes y lugares sean fáciles de visitar, y que además en estos se cuente con una infraestructura y unos servicios que hacen que el turismo rural navarro se coloque a la cabeza del sector.

En resumen, Navarra es el destino perfecto para el turismo rural, tanto por la naturaleza y los paisajes que la comunidad posee como por el partido que el sector turístico ha sabido sacar a todos ellos.

¿Te apetece una escapada en Navarra?

bardenas-primavera-panoramica

Quién no ha deseado o incluso planeado una pequeña escapada de fin de semana para desconectar del trabajo y la rutina. Seguro que en más de una ocasión, tras planearla y casi llevarla a cabo nos hemos echado atrás, ya sea por falta de tiempo o porque no sabemos cual será el mejor destino para nuestro viaje.

Hoy queremos enseñaros todo lo que puede ofrecer una escapada en Navarra si escogéis a esta comunidad como destino de vuestras pequeñas vacaciones.

De sobra es sabido que Navarra es una tierra de contrastes. Desde la frondosa selva de Irati o los inhóspitos Pirineos hasta los valles de la Ribera de Navarra o el desierto de las Bardenas Reales. Navarra ofrece a sus turistas todo tipo de paisajes y todos ellos en relativamente poco espacio, no representando un problema, por tanto, el desplazarse las largas distancias que se deberían recorrer para visitar parajes tan dispares.

Además, si lo tuyo es el turismo rural Navarra es perfecta para disfrutarlo, ya que es pionera nacional en este tipo de turismo, con cerca de mil casas rurales que permiten a sus turistas disfrutar de todos los lugares y entornos rurales que deben conocerse en esta comunidad autónoma.

Pero no es necesario visitar todos ellos, o no al menos de una sola vez: nosotros apostamos por la Ribera de Navarra, el lugar donde se encuentra Ruralsuite. La Ribera de Navarra es la zona sur de la comunidad, siendo buena parte considerada valle del Ebro, sin olvidarnos de la llamada Ribera Alta o el famoso Parque Natural de las Bardenas Reales.

Si tu escapada en Navarra decides vivirla en la Ribera, podrás disfrutar de las verduras por las que esta tierra es de sobra conocida, unas verduras que se han ganado su popularidad por su sabor y calidad.

Tampoco deberías perderte todos los monumentos y los restos del pasado de Tudela, la capital de la Ribera de Navarra, que es una de las ciudades de origen musulmán más importantes de Europa, en la cual durante siglos convivieron musulmanes, judíos y cristianos, dejándonos por tanto mucho que ver de esta fusión de culturas.

Y, además de todos los pueblos y pequeñas ciudades que rodean Tudela, que también tienen una historia para conocer y visitar, el paisaje que representa a la Ribera es el Parque Natural de las Bardenas Reales, un desierto en medio de Navarra en el que la erosión del paso de los años nos ha dejado maravillosas formas en la roca como puede ser el famoso Castildetierra.

No lo dudes ni un segundo más y reserva ya mismo tu escapada en Navarra, un destino completo en el que podrás disfrutar de cualquier tipo de paisaje, así como de una historia y una gastronomía únicas.

8 Apellidos Bardeneros

Rodaje en Las Bardenas Reales
Con el éxito rotundo que ha tenido la película “8 apellidos vascos” del director Emilio Martínez-Lázaro, protagonizada por Daniel Rovira y Clara Lago, ¿se imaginan rodar en plenas Bardenas “8 apellidos bardeneros”? ¡Seguro suponía otro éxito rotundo de taquilla!
Pues no se crean que esta idea es tan descabellada, porque en las Bardenas se ha rodado toda clase de películas y ha sido un escenario fantástico para los equipos de rodaje que se han desplazado hasta aquí y que han comprobado in situ, como las Bardenas Reales son mucho más que una amplia extensión de terreno árido en el sur de Navarra, y el mundo entero ha podido ver en Films, video-clips o anuncio de televisión, lo impresionante del paisaje bardenero y la calidad de los servicios que desde nuestro Hotel en Bardenas y la empresa de ocio y turismo “Activa RuralSuite”, les han prestado para que se sintieran como en casa y no les faltase de nada.
No han sido uno, ni dos, sino muchos y muy variados los directores de cine y televisión que han contado con nuestros servicios, quads y demás vehículos para utilizar por las Bardenas y hacer más fáciles sus rodajes.
Desde nuestro Hotel en Bardenas ponemos a disposición de nuestros clientes una amplia oferta de comodidad, confort, descanso, y todo un abanico de alternativa de ocio, cultura y aventura para que su paso por las Bardenas sea inolvidable. Así sea que nos visite un grupo de amigos, una familia con niños pequeños, una pareja o un gran director de cine con todo su equipo de rodaje; para todos Ruralsuite, supone la mejor opción de alojamiento en las Bardenas.
Si se rodara “8 apellidos bardeneros” la historia estaba clara, seguramente debía ambientarse en la época en el que el más famoso bandido de las Bardenas, Sanchicorrota, acampaba a sus anchas por estas tierras y se burlaba de las autoridades escondiéndose por la infinidad de recovecos que la erosión ha ido formando en el terreno de este impactante desierto navarro. Y ya que en “8 apellidos vascos”, se veían los contrastes en clave de humor entre el sur y el norte de España, en nuestro largometraje, podrían verse los contrastes tanto de carácter, de costumbres, de cultura, de gastronomía y de paisajes entre una muchacha del extremo norte de Navarra que se hubiese criado a los pies de la fastuosa Selva de Irati, y un joven ribero que guiaba ovejas trashumantes con su padre de pequeño y que actualmente vive prófugo de la justicia en el desierto de las Bardenas. ¿cómo sería su amor? ¿cómo se desarrollaría la trama?… eso lo dejo en la imaginación de cada uno pero… ¿sería interesante, no?

 

P.D. Si esto “cuaja” quiero los derechos de autor! 🙂

Cabezo del Fraile de la Bardena Negra

Cabezo del Fraile de la Bardena Negra
El Cabezo del Fraile tiene una altitud de 557 metros gracias a los cuales cuenta con una impresionante vista panorámica de las Bardenas.
El Fraile alto como también se le conoce a este cabezo, está situado en el extremo sur de las Bardenas, en la zona denominada Bardena Negra. Toda la Negra es la menos conocida y explorada de las zonas que podemos diferenciar en todo el territorio bardenero que se extiende por unas 42.000 hectáreas aproximadamente sobre un suelo árido y semidesértico en el que la erosión ha construido un paisaje único y sorprendente en el sur de Navarra.
Aunque la cima más destacable en la Bardena Negra es la Punta de la Negra que se encuentra en la Reserva Natural de las Caídas de la Negra con 648 metros de altitud, el Cabezo del Fraile es una cima que destaca por su forma en el paisaje en todo momento ya que además, es una peña que se levanta solitaria. 
Según desde dónde se contemple, el Fraile parece la base de un gran barco que surca poéticamente el mar de arcilla y calizas de las Bardenas. Ahí en medio de la nada, se ha quedado encalado y nos regala -si el día está claro y el cielo despejado-, la estampa del Moncayo, todo el valle del Río Ebro, y las poblaciones de Tauste, Cortes, Buñuel, Fustiñana, Cabanillas, Ablitas, Fontellas y Tudela. En cambio, si lo divisamos desde la Bardena Aragonesa, el perfil del cabezo nos recuerda a la casulla de un fraile (manto amplio que usa el sacerdote en la celebración de la Santa Misa) y de ahí le viene su nombre.
El contraste entre el color negruzco de esta zona bardenera (dado por la vegetación de pinar y las estepas), y los tonos verdes, amarillentos y azulados de las vistas de las mejanas que rodean a las Bardenas con el imponente Moncayo al fondo, son suficiente motivación para subir hasta la Cima del Fraile.
Poblados de la edad de bronce e incluso de la edad de hierro y también asentamientos romanos, habitaron sus laderas hasta que en la Edad Media, el Cabezo del Fraile, fuera utilizado como fortaleza defensiva ante la frontera con el Reino de Aragón. De esta época son los restos del antiguo castillo de Sancho Abarca que corona la cima.

La manera más sencilla de llegar hasta este punto de las Bardenas, es empezar la ruta desde el Corral de Bea al que se accede en coche por la carretera que une Tudela y Tauste (está a 4,3 km entrando a las Bardenas por el kilómetro 22 de la carretera). Aquí podemos dejar el coche aparcado y comenzar a andar siempre por los senderos señalados de manera que evitemos perdernos o desviarnos demasiado de nuestro objetivo. La ida y la vuelta desde el Corral de Bea hasta el Cabezo del Fraile, son unos 4,6 km sobre un desnivel de 200 m. El premio de llegar a la cima hará que deseemos hacer senderismo por las Bardenas una y otra vez.  

Ir a visitar el Castillo de Cortes desde Bardenas

Si quieres pasar unas vacaciones diferentes, sin lugar a dudas las encontrarás en la Ribera de Navarra. ¿Por qué? Porque la Ribera te ofrece paisajes naturales de ensueño, aventura, buena gastronomía, cultura, y Ruralsuite, un hotel en Bardenas con un innovador concepto de ecoturismo inclusivo que te ofrece el máximo confort en suites de lujo rodeadas de naturaleza. Desde nuestro hotel en Bardenas tendrás comodidad, descanso y recibirás toda la información que necesites para disfrutar al máximo de tu estancia por la Ribera.
Además, si eres de los que disfrutan en sus vacaciones visitando todos los restos medievales que ha dejado nuestra historia, no puedes dejar de visitar el Castillo de Cortes que es sin duda, otro atractivo turístico de gran importancia histórica y artística que se encuentra en la Ribera de Navarra, muy cerca de las Bardenas Reales.

Este castillo fue uno de los más importantes del Reino de Navarra en la época medieval dado que se encontraba en la frontera con el reino de Aragón.

En el centro urbano de la localidad ribera de Cortes, se levanta este castillo que fue declarado en 1993 como Bien de Interés Cultural, ha sido rehabilitado por completo y ha abierto sus puertas al público en 2013.
Construido en el siglo XII con puro carácter defensivo –aunque se supone que desde épocas de dominación musulmana ya existía aquí una fortaleza-, fue pasando a lo largo de los siglos, y según los acontecimientos históricos que se iban sucediendo, por modificaciones y ampliaciones que le dieron un aspecto mucho más señorial. La última fue en el siglo XIX construyendo –entre otros elementos- arcos apuntados de aires neoclásicos. Debido a esto, son muchos y variados los estilos artísticos y las corrientes pictóricas que se hallan en su interior que son parte del patrimonio cultural de Navarra.
Todo el conjunto del Castillo de Cortes es un testigo de excepción de la historia de la Comunidad Foral y una obra arquitectónica-artística en sí que le ha hecho colocarse entre los castillos medievales más importantes y actualmente está incluido en la Ruta Turística de Castillos y Fortalezas de Navarra. Carlos III el Noble quien habitaba normalmente en el Castillo de Olite, también pasaba ciertas temporadas en el Castillo de Cortes debido a su gusto por la caza y fue precisamente aquí donde se reunió con el Rey de Aragón, Martín del Humano, quien eligió a Blanca para que se casase con su hijo.
Una curiosidad que alberga este castillo en su interior, es la exposición de un ajedrez de gran tamaño y varios juguetes y objetos que aparecieron mientras se rehabilitaba que pertenecieron a una niña llamada Victoria que habitó en el castillo. 
En el exterior, lo que en un principio fue la huerta del castillo, hoy en día es un pintoresco parque municipal arbolado y con ocas, patos y cisnes ideal para pasear o incluso para hacer picnic en las mesas y bancos que hay construidos en él.
Frente a él se encuentra la Iglesia de San Juan bautista construida en 1128 de estilo gótico-renacentista.
La localidad de Cortes se encuentra a unos 22 km. de Tudela y limita con Buñel, Ribaforada y Ablitas y con las localidades aragonesas de Novillas y Mallén. El desarrollo principal de esta localidad se vio impulsado por la construcción del Canal de Lodosa y actualmente lo habitan alrededor de 3.400 personas.
Cortes también disfruta del aprovechamiento de las Bardenas Reales desde que se lo concediera el rey Felipe IV en 1664.
Para poder visitar el Castillo de Cortes es necesario reservar una cita en el teléfono 676381563 y durante los próximos meses permanecerá abierto de la siguiente manera: junio, julio y agosto se podrá visitar los sábado y domingos a las 12hs del mediodía abonando una entrada de 3€ por persona. Para grupos existen precios y horarios de visita especiales (consultar por teléfono).

Conocer Valtierra, próximo a Bardenas

Pasar unos días alojados en nuestro hotel en Bardenas es mucho más que sólo conocer las Bardenas Reales de Navarra, supone sobre todo, vivir las Bardenas, disfrutar de deportes de aventura y conocer la forma de vida, la cultura, las tradiciones y la historia de todas las poblaciones que rodean a este fantástico desierto navarro. Y después de haber disfrutado cada día al máximo por la zona, es gratificante volver a descansar a un hotel en el que te sientes como en tu propia casa y en el que cuentas con todos los servicios que tú y tu familia necesitan y en medio de un entorno natural privilegiado entre las Bardenas y el Moncayo. 

Hoy queremos acercaros a que conozcáis algo más de la localidad de Valtierra.

Seguido de la localidad de Arguedas y delimitando hacia el norte, el borde occidental de las Bardenas, se levanta Valtierra, un pueblo hospitalario y alegre que celebra sus fiestas patronales en honor a San Irineo, del 17 al 24 de agosto.
Valtierra como los demás pueblos que conforman la Ribera de Navarra, parece pasar desapercibido entre la competencia que le hace la fama de las Bardenas y la ciudad de Tudela, pero es una localidad que posee encantadores rincones y que conserva arquitectura medieval y muestras artísticas de importancia cultural e histórica.
Tradicionalmente su principal actividad económica ha girado en torno a la agricultura dedicando aproximadamente 3.600 hectáreas de terreno al cultivo tanto de regadío como de secano, y produciendo toda la clase de verduras y hortalizas típicas de la Ribera del Ebro. También se ejerce la ganadería y se ha desarrollado un polígono industrial con fábricas dedicadas en su mayoría al envasado de vegetales, conservas, congelados…
Aunque en menor medida, Valtierra también explota sus recursos naturales de cara al turismo y se ve beneficiada por la popularidad creciente de las Bardenas Reales, cada día más visitadas, y la construcción hace diez años del parque de ocio familiar Sendaviva.
Si miramos hacia atrás en su historia, veremos que en la época árabe, Valtierra era un señorío y una importante avanzadilla defensiva de Tudela. Luego pasaría a ser fortaleza del Reino de Pamplona y una plaza fuerte entre las guerras de Navarra con Castilla y Aragón. Por su importancia se le otorgó el título de buena villa con asiento y voto en Cortes y con derecho al disfrute de las Bardenas Reales.
El mayor símbolo de toda esa época medieval, es la Torraza -atalaya defensiva- que, aunque con evidentes signos del paso de los siglos sobre ella, se conserva hasta nuestros días en lo alto del pueblo.
Además de este monumento podemos ver en Valtierra, junto a la carretera que atraviesa la localidad, la hermosa fachada barroca del Palacio de los Condes de Gómara de importante carácter señorial realzado por sus dos torres gemelas. Entre los monumentos religiosos, destaca sin duda la Iglesia Parroquial de Santa María o de San Irineo obispo de Valtierra del siglo XVI, que se alza en el centro de la localidad, y que cuenta con un majestuoso retablo mayor de estilo renacentista. Este retablo, además de poseer una gran belleza estilística, su contenido es muy profundo ya que ilustra escenas del Génesis, la Pasión de Cristo, la vida del obispo San Irineo, la vida de Santa María, etc., culminado con la figura del Padre y el Espíritu Santo en la cumbre.
Los habitantes de Valtierra conservan una gran devoción religiosa que demuestran en la celebración en el año de diferentes festividades en honor a la Virgen y los Santos. Por ejemplo, cada año, el 1 de mayo, todos los habitantes de Valtierra salen en romería hasta la Ermita de la Virgen del Yugo a los pies de las Bardenas, para continuar con una antigua tradición que demuestra la fe que profesa este pueblo por la figura mariana que, tal como cuenta la leyenda, hizo su aparición en el lugar donde se levantó esta ermita, a un pastor de la zona al cual le obró el milagro de sanar de su cojera.
Una curiosidad que tiene esta localidad es que hasta mediado del siglo pasado, muchos de sus habitantes vivían en cuevas excavadas en la propia roca de las montañas o eran usadas como establos o graneros. Estas “casas” tenían varias dependencias y algunas llegaron a contar incluso con electricidad. Actualmente, la mayoría de ellas son propiedad del ayuntamiento el cual ha desarrollado un plan de rehabilitación de las mismas para darles un nuevo uso que las potencie como otro atractivo al que visitar.


Visitar Marcilla desde Hotel en Bardenas

Organizar unas vacaciones por las Bardenas Reales y su entorno supone disfrutar de la naturaleza en el estado más puro y de la historia medieval de la Comunidad Foral de Navarra. Por esto, al reservar alojamiento en nuestro hotel en Bardenas, RuralSuite, nos encargaremos de informarte ampliamente de todas las rutas turísticas por las Bardenas que puedes realizar para que tus vacaciones sean inolvidables.
La situación estratégica que tienen en la geografía de Navarra las Bardenas, la ha convertido en un punto clave de paso de turistas que beneficia a toda a Ribera de Navarra y a su zona media ya que recorriendo muy pocos kilómetros encontramos lugares llenos de encanto e historia que nos hacen conocer una Navarra para muchos desconocida. Tal es así que a tan sólo 25 minutos de la localidad de Arguedas, “Puerta de las Bardenas”, podemos visitar una preciosa villa: Marcilla.

Para ser más precisos, Marcilla está ubicada en lo que se conoce como la Ribera Media de Navarra, en la merindad de Olite y rodeada por los ríos Arga y Aragón.
Es un pueblo de castillo en llano ideal para visitar y comenzar la ruta medieval por las localidades de la zona media de Navarra que encuentran su máximo exponente en la ciudad de Olite y en su famoso Castillo.
Carlos III el Noble fue quien en 1424, mandó a construir el Castillo-Palacio de Marcilla de estilo gótico y apariencia muy robusta que guarda gran importancia al tratarse del único castillo del antiguo Reyno de Navarra que sobrevivió a la orden del cardenal Cisneros de demoler todas las fortalezas y palacios. Se salvó de ser destruido gracias a una leyenda que cuenta cómo la marquesa Ana de Velasco se enfrentó en 1516, valientemente a las tropas invasoras de Castilla.
Alrededor del castillo-palacio se fundó la villa que ha llegado hasta nuestros días.
Entre sus monumentos destacan el Monasterio de la Virgen Blanca, la Parroquia de San Bartolomé, la ermita de Nuestra Señora del Plú y dos conventos, el de los Agustinos Recoletos y el de las Madres Concepcionistas. 
La ermita de Nuestra Señora del Plú, está muy cerca del castillo, escondida entre las calles estrechas del casco antiguo de la ciudad, y es sin duda, el núcleo del fervor de los habitantes de Marcilla.
También la zona cuenta con unos verdes paisajes a orillas del río Aragón el cual es el dinamizador de la vida de la localidad.

La actividad económica marcillesa, está basada en la agricultura -gracias a la fertilidad de sus tierras-, en la ganadería y en la industria sobre todo alimenticia.

Bardenas: Caídas de la Negra

Las Caídas de la Negra es una de las 3 Reservas Naturales que tienen las Bardenas Reales de Navarra junto al Rincón del Bú y el Vedado de Eguaras.
Esta Reserva Natural fue declarada como tal en 1986 y es en superficie, la segunda más grande de toda Navarra con 1926 hectáreas. Las Caídas de la Negra están ubicadas en la ladera sur de la Plana de la Negra en la Bardena Negra valga la redundancia.
Varios Barrancos profundos y estrechos atraviesan esta zona como son el Barranco del Viso, Barranco de Lázaro, Barranco del Avejar y el Barranco de Valdenovillas los cuales suponen fuentes no permanentes que recogen las agua de lluvias. La Plana de la Negra es la zona de las Bardenas que alcanza mayor altitud de todas con su cota máxima en la Punta de la Negra con 648 m. de altura. Este hecho propicia que haya más precipitaciones en el lugar y por lo tanto, se encuentre más vegetación que en otras zonas de las Bardenas. Sobre todo vemos aquí un extenso pinar combinado con un cierto bosque de variedades de coscoja, enebro, sabina, romero y escambrón que envuelven de un aroma especial a esta zona. Todo este conjunto se divisa desde el aire como un manto negruzco que le da el nombre a toda la Bardena Negra. Parte de los terrenos que conforman las Caídas de la Negra, están ocupados por cultivos de cereal (unas 250 hectáreas aproximadamente).
En cuanto a la fauna que encontramos en esta zona, destacan las aves tipo águila real, alimoche, ortega, buitre, alcaraván y ganga, y también encontramos anfibios, reptiles, el famoso gato montés de la Bardena y zorros entre otras especies que hallan su hábitat ideal entre el matorral mediterráneo que domina la Plana, como son la víbora hocicuda y el aslizón ibérico que no se encuentran en la Bardena Blanca.
La Caída de la Negra se caracteriza por tener un elevado desnivel de unos 270 metros. Además de la Punta de la Negra, destacan dos cerros más: el de Aguilar y el de los Cabezos del Fraile alto.

Por esta zona son varias las rutas diseñadas para disfrutar de deportes de aventura como ir en Quad, 4×4 o Btt tanto atravesando como rodeando la Reserva Natural y que en ocasiones nos acercan incluso hasta el Santuario de Nuestra Señora de Sancho Abarca que se encuentra en la localidad aragonesa de Tauste (esta Virgen es Patrona de Tauste), muy cerca de aquí hacia el sur, en una altura de 635 m. Esta zona recibe romerías tanto de Navarra como de Aragón. Se trata de una ermita barroca construida a finales del siglo XVII y que cuenta con zona de recreo y merendero ideal para descansar después de una costosa ruta por la Bardena Negra. Este punto también nos regala unas vistas paisajísticas de película, con las Bardenas y el Moncayo de fondo.

La Nasa en las Bardenas

Las Bardenas Reales de Navarra sin duda son un paisaje que “La Nasa” de Estados Unidos bien podían venir a investigar como un paisaje extraterrestre, lunar o marciano ya que el terreno semidesértico lleno de deformaciones tipo “cráteres” parece una instantánea tomada el día que el hombre pisó la luna.
¡Y esta maravilla la tenemos en la Ribera de Navarra!
Pero no es de La Nasa, el centro de investigaciones estadounidense, al que nos queremos referir en este artículo sino a la zona de las Bardenas Reales a las que bautizaron con este mismo apelativo.
La Nasa de las Bardenas, es una zona sobre el barranco de Ardarraguía que se extiende aproximadamente desde un poco más arriba de la Reserva Natural del Rincón del Bú y baja verticalmente hacia el sur bordeando la frontera con Aragón hasta el Pórtico de Santa Margarita ya en la Bardena Negra.
La Nasa es una zona de continuas elevaciones de diferentes magnitudes y se pueden diferenciar en ella dos zonas, la llamada Nasa Alta cuya cumbre máxima es de 630 metros de altitud y la Nasa Baja cuya altitud máxima es de 602 metros. Entre estas dos altitudes existe un collado desde donde se observan unas excelentes vistas de la Bardena Blanca (destaca la visión de Portimayor y el Barranco de Tudela), La Negra y hacia el este se divisa la Bardena Aragonesa.
En la Nasa Alta sobresale el macizo conocido como Tripa Azul (630 m) y en la Nasa Baja cabe señalar la Punta de la Estaca. La cima de Tripa Azul es un vértice geodésico es decir, un punto señalado que indica una posición geográfica exacta y que ayuda a elaborar mapas topográficos a escala. La Punta de la Estaca es una cima a reseñar porque conserva las ruinas del Castillo de Santa Margarita o Castillo de la Estaca (junto al Pórtico de Santa Margarita) que mandaría a construir el Rey Sancho el Fuerte en el siglo XII para vigilar la frontera entre Navarra y Aragón y combatir a los bandidos que ya por entonces, se refugiaban en las Bardenas así como lo haría en el siglo XV el bandido más famoso de las Bardenas: Sanchicorrota.

Los amantes de la naturaleza y el montañismo, son unos auténticos aventureros que continuamente están buscando nuevas y arriesgadas rutas para satisfacer su afición y esta ruta por las cumbres de La Nasa está en su itinerario habitual. Atreverse a hacer este recorrido que obliga a subir y bajar todas estas cumbres de zona de La Nasa que muchas de ellas no tienen un fácil acceso, es par ellos, la mejor manera de combinar deporte y aventura con unas vistas incomparables del paisaje bardenero.