8 Apellidos Bardeneros

Rodaje en Las Bardenas Reales
Con el éxito rotundo que ha tenido la película “8 apellidos vascos” del director Emilio Martínez-Lázaro, protagonizada por Daniel Rovira y Clara Lago, ¿se imaginan rodar en plenas Bardenas “8 apellidos bardeneros”? ¡Seguro suponía otro éxito rotundo de taquilla!
Pues no se crean que esta idea es tan descabellada, porque en las Bardenas se ha rodado toda clase de películas y ha sido un escenario fantástico para los equipos de rodaje que se han desplazado hasta aquí y que han comprobado in situ, como las Bardenas Reales son mucho más que una amplia extensión de terreno árido en el sur de Navarra, y el mundo entero ha podido ver en Films, video-clips o anuncio de televisión, lo impresionante del paisaje bardenero y la calidad de los servicios que desde nuestro Hotel en Bardenas y la empresa de ocio y turismo “Activa RuralSuite”, les han prestado para que se sintieran como en casa y no les faltase de nada.
No han sido uno, ni dos, sino muchos y muy variados los directores de cine y televisión que han contado con nuestros servicios, quads y demás vehículos para utilizar por las Bardenas y hacer más fáciles sus rodajes.
Desde nuestro Hotel en Bardenas ponemos a disposición de nuestros clientes una amplia oferta de comodidad, confort, descanso, y todo un abanico de alternativa de ocio, cultura y aventura para que su paso por las Bardenas sea inolvidable. Así sea que nos visite un grupo de amigos, una familia con niños pequeños, una pareja o un gran director de cine con todo su equipo de rodaje; para todos Ruralsuite, supone la mejor opción de alojamiento en las Bardenas.
Si se rodara “8 apellidos bardeneros” la historia estaba clara, seguramente debía ambientarse en la época en el que el más famoso bandido de las Bardenas, Sanchicorrota, acampaba a sus anchas por estas tierras y se burlaba de las autoridades escondiéndose por la infinidad de recovecos que la erosión ha ido formando en el terreno de este impactante desierto navarro. Y ya que en “8 apellidos vascos”, se veían los contrastes en clave de humor entre el sur y el norte de España, en nuestro largometraje, podrían verse los contrastes tanto de carácter, de costumbres, de cultura, de gastronomía y de paisajes entre una muchacha del extremo norte de Navarra que se hubiese criado a los pies de la fastuosa Selva de Irati, y un joven ribero que guiaba ovejas trashumantes con su padre de pequeño y que actualmente vive prófugo de la justicia en el desierto de las Bardenas. ¿cómo sería su amor? ¿cómo se desarrollaría la trama?… eso lo dejo en la imaginación de cada uno pero… ¿sería interesante, no?

 

P.D. Si esto “cuaja” quiero los derechos de autor! 🙂

La Virgen de Las Bardenas

Todo el entorno de las Bardenas Reales tiene un encanto especial y un gran valor cultural e histórico.
Junto a las Bardenas, existe un paraje pequeño pero encantador que supone una visita obligada por esta zona. Se trata de la Ermita de la Virgen del Yugo
Esta ermita se encuentra sobre la Sierra del Yugo en la localidad de Arguedas. Gracias a que esta sierra se eleva 500 m. posee unas vistas espectaculares de las Bardenas y de la Ribera y su entorno, desde dos miradores habilitados para tal fin.
Hasta aquí se accede por la NA-134 que une Arguedas con Valtierra. En los alrededores de la ermita hay un albergue y un amplio aparcamiento y una zona de recreo donde poder descansar y disfrutar del paisaje.
La Ermita de la Virgen del Yugo de estilo gótico-renacentista, que vemos en la actualidad, comenzó a construirse sobre la base de los restos de una ermita anterior, en el siglo XVII, de la mano del arquitecto Pedro de Arrese en un primer momento y continuada en 1667 por Pedro de Aguirre. Fue su construcción posible también, gracias a los habitantes de las localidades de Arguedas, Valtierra y Cadreita que querían honrar la aparición mariana que tuvo lugar en esta zona. Según cuenta la leyenda, un pastor cojo recibió el milagro de ser sanado de su cojera por la Virgen que se le apareció cuando él quería coger un yugo junto a un árbol del camino.
Este pasaje podemos verlo representado en un relieve de piedra que está colocado en el suelo cerca de la Ermita.
Estas tres poblaciones riberas, celebran conjuntamente una romería hasta la Ermita el primer domingo de septiembre de cada año desde 1989 aunque por separado, también realizan diferentes romerías hasta el lugar en otras épocas del año. 
En el interior de la Ermita existe una talla de estilo gótico de finales de 1400, que representa a la Virgen erguida portando al Niño y que posee un gran valor artístico sobre todo porque no se encuentran en Navarra imágenes marianas en esta postura que por tradición romana, aparecían siempre sentadas. Así mismo hay otros aspectos curiosos en la composición de la escultura que no pueden pasar inadvertidos teniendo en cuenta la época en la que fue realizada. La actitud de la Virgen y del Niño es muy “humana, cariñosa y maternal”. El niño aparece de medio lado, en una postura desenfadada, sostenido por la mano izquierda de su madre, mientras ésta con su mano derecha, parece acariciarle uno de los pies al Niño Jesús. Además el Niño, tienen uno de los brazos dentro del escote del vestido de su madre como buscando el pecho materno. Todos estos detalles, unido al pequeño tamaño de la talla (tan sólo 72 cm de altura), hacen pensar en que su origen sea francés, aunque si no fue traída desde Francia, está claro que tiene toda la influencia francesa de las tallas de la época.
La Virgen del Yugo es también conocida como “la Reina de las Bardenas” o Virgen Bardenera.
La planta del edifico es de cruz latina con nave única de dos tramos. En la segunda fase de su construcción, se hizo el crucero saliente en planta y la cabecera recta.

Este es un lugar convertido en uno de los santuarios más importante de toda Navarra y por el que los Riberos en especial, sienten una gran devoción.

¡Cuánto arte hay en las Bardenas!

Cualquier persona que visite las Bardenas Reales no puede más que quedarse maravillado al contemplar un paisaje tan singular como este. Tantas hectáreas de terreno seco, cuarteado, con todas esas formaciones irregulares y ese color blanquecino bañándolo todo… y todo parece ser otra cosa, hace que nuestra imaginación vuele. Porque pisamos sobre suelo blanco pero no es nieve, vemos muchos montículos en el camino pero no son cráteres lunares ni dunas, nos encontramos con esas grandes elevaciones que tampoco son montañas, estamos en el sur de Navarra y cualquiera diría que es algún rincón de esos inhóspitos de Estados Unidos en los que se disputaban las peleas entre indios y vaqueros. Y es que las Bardenas pueden evocarnos o recordarnos a muchas cosas diferentes pero lo cierto es que ellas son únicas, no han pretendido imitar o ser lo que no son; son impactantes, ricas como pocos espacios naturales en biodiversidad y suponen un atractivo turístico cada día más en alza.
Lo cierto es que este Parque Natural ha formado parte de la vida de la Ribera Navarra desde siempre y los lugareños han podido disfrutarla como pocos. Inevitablemente la Bardena se muestra hacia todos nosotros como un gran escenario inspirador. El recurso plástico más recurrido y que hoy en día todos tenemos más a mano, es la fotografía. Parece impensable que ningún visitante a las Bardenas se vaya a su casa sin una instantánea del paisaje. Desde aficionados, a grandes fotógrafos de todas las ramas (publicitarios, paisajísticos, etc) se han interesado por captar los mejores instantes de este desierto navarro. Existen fotografías verdaderamente sorprendentes, preciosas (como por ejemplo las del fotógrafo pamplonés Martin Zalba Ibañez). Este paraje da mucho juego a la hora de buscar una buena imagen.
Sabido es por todos que el cine y la publicidad también ha mirado hacia las Bardenas como fondo ideal en el que desarrollar las tramas de sus guiones.
Pero a quien desde siempre ha inspirado esta tierra es a los pintores. Miles de acuarelas, óleos, sanguinas, etc. se han inspirado en las Bardenas. Se han producido miles de trabajos artísticos que han llevado el paisaje de las Bardenas hasta exposiciones de un lado a otro del planeta. Trabajos minuciosos en los que el autor debe invertir mucho esmero y tiempo en lograr ese efecto de profundidad sin perder lo detalles que hacen única a las Bardenas.
Así mismo, otras disciplinas artísticas han tomado como referencia este lugar para dar rienda suelta a su arte; varios escultores también han realizado obras con temática bardenera y aquí, han encontrado también poetas y escritores, la inspiración para sus obras.
Si tuviéramos que nombrar a un artista de entre tantos que han reproducido las Bardenas, seguramente pensaríamos en el ya desaparecido Antonio Loperena que nacido en la localidad de Arguedas, “puerta de las Bardenas”. Él fue un privilegiado conocedor de estos lugares y desarrolló su arte de apoco mientras ejercía de ganadero por estas tierras. En Tudela a sus 33 años, abrió un taller de escultura y pintura y sus trabajos en la Ribera se cuentan a cientos y su buen hacer le valió el recibir varios premios y el que sus obras fueras expuestas en varios continentes. Su pasión eran los toros y sus amadas Bardenas en donde existe una única escultura hecha por él y dedicada al Pastor. Además de su extensa colección de obras, Antonio nos dejó a otro artista inimitable en su hijo Ismael Loperena. En Ismael reconocemos las enseñanzas de su padre pero también una personalidad nueva, fresca y muy suya llena de color y vida, Sus obras son también admiradas y han formado parte de exposiciones en distintas ciudades de la geografía española y en países del extranjero como Estados Unidos, Alemania o París entre otros muchos.

Ismael Loperena cuenta con una exposición permanente en las instalaciones del Hotel Rural Suite de Cascante que posee obras suyas en cada Suite-Apartamento y otras obras estratégicamente colocadas por todo el extenso complejo rural.